Protocolo de mantenimiento y seguimiento de comederos para aves urbanas


Introducción
.
Este documento forma parte de un proyecto que desarrolla SEO/BirdLife para la instalación de comederos para aves urbanas y la evaluación de su eficacia, en las ciudades de Madrid y Barcelona, en colaboración con los Ayuntamientos de estas ciudades y la marca Pastoret.
Para analizar el efecto de los comederos en el área, se realizarán censos profesionales por parte de personal contratado de SEO/BirdLife en cada zona en la que se ubican los comederos: uno previo a la instalación de los comederos y el aporte de comida y otro posterior, antes de que comience la época reproductora. Estos censos profesionales se complementarán con un programa de ciencia ciudadana en el que se invitará a participar a los responsables y usuarios de los lugares en los que se instalen los comederos. La participación en el programa es voluntaria, pero aportará un valor añadido muy importante al proyecto, no solo por los datos que reporte, sino también por la gran oportunidad que supone para los participantes para aprender y disfrutar de las aves que visitan el comedero.
Para facilitar la participación en este programa de ciencia ciudadana, se realizará una formación previa al comienzo del periodo de toma de datos, pero se ha elaborado este documento con las principales cuestiones a tener en cuenta tanto para el mantenimiento del comedero como para la participación en el programa.
.
Aporte de comida y mantenimiento del comedero
.
Podéis empezar a aportar comida desde el momento de la instalación del comedero. A partir de ese momento, conviene realizar un seguimiento del comedero para identificar problemas y hacer un mantenimiento básico:
- Los comederos no deben quedarse vacíos, por eso deben rellenarse todos los días (al menos todos los días en los sea posible). Las aves sólo se  acostumbrarán a ellos si son una fuente constante y predecible de alimento. Además, es conveniente, al menos durante las primeras semanas, que siempre se rellenen a la misma hora. El objetivo de esto es acostumbrar a las aves a que en ese lugar pueden encontrar comida de forma habitual y casi sin esfuerzo. Por tanto, especialmente los primeros días, hay que procurar que haya comida disponible en los comederos.
- Para rellenar los comederos, se usará un envase de una capacidad aproximada de 250 ml (una taza o vaso estándar). Los primeros días hay que observar si este aporte se consume demasiado rápido, o si por el contrario, al día siguiente todavía hay mucha comida sobrante. En el caso de que se detecte que la comida se acaba de un día para otro, se puede aportar mayor cantidad.
- Se observará, especialmente durante los primeros días, si las aves están entrando o no, al comedero. También vigilaremos si especies no objetivo como palomas o cotorras están alimentándose en él. Si se detecta que estas especies no objetivo acaban con la comida, se avisará a SEO/BirdLife a través del correo avesdebarrio@seo.org, con el fin de que se puedan poner medidas para evitarlo.
- Los comederos se mantendrán limpios para evitar infecciones en las aves, así como malos olores, suciedad y otras molestias. Se recomienda limpiar el comedero una vez cada dos semanas y con más frecuencia en tiempo húmedo o si se ve sucio. Se puede limpiar con agua y jabón y luego con una solución de lejía diluida en agua (1 parte de lejía por 9 de agua).
Posteriormente lo aclararemos a conciencia y lo dejaremos secar antes de volver a depositar alimento en él.
Para el aporte de comida y el mantenimiento, sólo será necesario observar  estos detalles e informar de los problemas que se identifiquen para buscarles una solución lo antes posible.
.
Toma de datos para el Programa de Ciencia Ciudadana
.
La toma de datos se llevará a cabo durante cuatro semanas, desde finales de enero hasta finales de febrero. Para ello, se visitará el comedero para la recogida de datos a diario, en la medida de lo posible, y un mínimo de tres días a la semana, entre las 10h y las 16h. Dentro de esta franja horaria, iremos siempre a la misma hora.
.
El protocolo es el siguiente:
.
- Llegada al comedero, verificamos si queda comida y si no o queda muy poca, lo rellenaremos para poder hacer el trabajo.
- Nos retiramos del comedero y nos situaremos a unos 3 metros, o más cerca si tenemos algún escondite cerca para disimular nuestra presencia (arbustos, árboles, edificios, etc.). Elegiremos un sitio desde el que tengamos una visión clara y general de lo que ocurre en los comederos; pero evitando que nuestra presencia les condicione.
- Observaremos cada comedero durante 10 minutos, a contar desde el momento en el que nos colocamos en nuestro punto de observación.
- Durante este tiempo anotaremos: cuánto tarda en llegar a comer el primer individuo, las especies observadas, el número de individuos de cada especie, y el orden en el que las especies van llegando (en la medida de lo posible). Se proporcionará un formulario para facilitar la recogida de datos.
.
Más información:
Si quieres más información, puedes consultar estos enlaces:
- ¿Qué convierte en especial al gorrión común?
- ¿Una enfermedad responsable del declive del gorrión común?

.
Este manual ha sido elaborado por SEO/BirdLife en el marco de un proyecto para la instalación y estudio de la eficacia de los comederos en medios urbanos, financiado por Pastoret y que cuenta con la colaboración de los Ayuntamientos de Barcelona y Madrid.
.
 .

Comentarios

Entradas populares